La Gaceta Judicial

Año XXXIV · Número 4941
Jueves, 17 de octubre de 2019
Home Unión Europea Noticias La Comisión Europea presenta un plan de acción para reforzar la respuesta europea contra la falsificación de los documentos de viaje

La Comisión Europea presenta un plan de acción para reforzar la respuesta europea contra la falsificación de los documentos de viaje

E-mail Imprimir PDF

La Comisión ha adoptado hoy un plan de acción con medidas concretas para mejorar la seguridad de los documentos de viaje, tal como se anunciaba en la Comunicación «Aumentar la seguridad en un mundo definido por la movilidad», adoptada con ocasión del Discurso del presidente Juncker sobre el Estado de la Unión de 2016. El plan de acción incluye unas claras recomendaciones para que los Estados miembros puedan abordar el fenómeno del fraude en los documentos de viaje y esboza un conjunto completo de medidas que la Comisión deberá adoptar. La seguridad de los documentos de viaje es un factor importante en la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada, y contribuye a mejorar la protección de las fronteras y la gestión de los flujos migratorios, allanando el camino hacia una Unión de la Seguridad genuina y efectiva

Dimitris Avramopoulos, comisario de Migración, Asuntos de Interior y Ciudadanía, ha declarado: «Garantizar la seguridad de los documentos de identidad y de viaje es un factor importante en la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada. El plan de acción que hoy presentamos propone medidas operativas concretas que permitirán a los Estados miembros luchar más eficazmente contra el fraude en los documentos de viaje, lo que contribuirá a mejorar la protección de nuestras fronteras, garantizar nuestra seguridad interior y gestionar mejor la migración.»

El comisario responsable de la Unión de la Seguridad, Julian King, ha declarado: «Sabemos que los terroristas utilizan documentos de viaje falsos para viajar por la UE sin ser detectados. De hecho, muchas de nuestras medidas de seguridad se basan en la de los documentos de identidad y de viaje, como ocurre con los controles en las fronteras exteriores en aplicación del Código de fronteras Schengen, o los que se realizan más allá de nuestras fronteras con el Sistema de Información de Schengen. Por esta razón, los Estados miembros y las agencias de la UE deberán trabajar juntos para mejorar la seguridad de los documentos de viaje y la detección del fraude documental. En conjunto, estas medidas contribuirán a colmar las lagunas de seguridad existentes.»

El plan de acción se centra en los documentos de viaje expedidos por los Estados miembros de la UE a ciudadanos de la UE y nacionales de terceros países utilizados a efectos de identificación y para el cruce de fronteras. Los Estados miembros siguen siendo plenamente responsables de la emisión de los documentos que se utilizan para establecer la identidad de una persona (los llamados documentos de filiación e identidad, como las partidas de nacimiento, matrimonio y defunción) antes de expedir los documentos de viaje, así como de la expedición y producción efectiva de estos últimos. No obstante, las normas de seguridad aplicables tanto a los documentos de viaje expedidos por los Estados miembros como a las exigencias de control fronterizo se fijan a escala de la UE. El plan de acción de hoy aborda todos los aspectos de seguridad de los documentos de viaje y pretende colmar las posibles lagunas, con una estrecha cooperación entre Estados miembros y el apoyo de la Comisión y las agencias de la UE.

Con plena observancia de los derechos fundamentales y de las normas relativas a la protección de datos y al reparto de competencias entre los Estados miembros y la Comisión, el plan de acción establece medidas en cuatro ámbitos fundamentales:

  • Registro de identidad: con el apoyo de la Comisión, los Estados miembros deberán examinar la mejor forma de evitar la expedición de documentos auténticos basados en identidades falsas, analizar cómo puede conseguirse que los documentos de filiación e identidad sean más resistentes al fraude y promover el uso del Manual de Europol sobre los documentos de filiación e identidad.
  • Expedición de documentos: los Estados miembros deberán perfeccionar el intercambio de información sobre las mejores prácticas en los procedimientos de expedición de documentos y registro de los datos biométricos, y reforzar el control de la expedición de los documentos de identidad y de viaje para evitar el robo de documentos vírgenes. La Comisión facilitará el intercambio de las mejores prácticas mediante la organización de una serie de talleres en 2017.
  • Producción de documentos: el plan de acción insta al Parlamento Europeo y al Consejo a adoptar lo antes posible las propuestas sobre una mayor seguridad en el formato uniforme de los visados y permisos de residencia para los nacionales de terceros países, a fin de evitar nuevos fraudes. La Comisión finalizará su estudio de opciones de actuación de la UE para mejorar la seguridad de los documentos de identidad y de residencia de los ciudadanos de la UE frente a los riesgos de fraude y falsificación con vistas a una posible iniciativa legislativa a finales de 2017, y verificará la conformidad de los dispositivos de seguridad.
  • Control de la documentación: los Estados miembros deberán registrar sistemáticamente todos los documentos robados, extraviados, sustraídos o anulados en el Sistema de Información de Schengen (SIS) y la base de datos de Interpol sobre documentos de viaje robados o perdidos, garantizando un mejor acceso a los sistemas pertinentes por parte de los guardias de fronteras y acelerando la aplicación de la función de búsqueda de impresiones dactilares en el SIS. El Grupo de alto nivel sobre sistemas de información e interoperabilidad está analizando actualmente la forma en que la interoperabilidad podría contribuir a mejorar los controles documentales y de identidad. Este Grupo presentará sus conclusiones a mediados de 2017. En diciembre de 2016, la Comisión revisará la base jurídica del SIS para mejorar las funciones del sistema y en 2017 pondrá en práctica la función de búsqueda de impresiones dactilares a nivel central en el Sistema de Información de Schengen. La Comisión trabajará asimismo junto con los Estados miembros y las agencias de la UE para impulsar el desarrollo de actividades de formación en nuevos ámbitos relacionados con el fraude documental.

La Comisión evaluará los progresos realizados en la aplicación del plan de acción e informará al Parlamento Europeo y al Consejo antes de que finalice el primer trimestre de 2018 sobre los progresos alcanzados.

Antecedentes

La seguridad ha sido un tema recurrente desde el inicio del mandato de la Comisión Juncker: desde las Orientaciones políticas del presidente Juncker de julio de 2014 al último Discurso sobre el Estado de la Unión de septiembre de 2016.

El 28 de abril de 2015, la Comisión Europea adoptó la Agenda Europea de Seguridad, en la que se exponen las principales medidas para garantizar una respuesta eficaz de la UE frente al terrorismo y las amenazas a la seguridad de la Unión Europea durante el periodo 2015-2020. Desde la adopción de la Agenda, se han realizado importantes avances en su aplicación, allanando así el camino hacia una Unión de la Seguridad genuina y efectiva.

La creación por el presidente Juncker de una cartera específica de comisario de la Unión de la Seguridad en agosto de 2016 pone de manifiesto la importancia que la Comisión atribuye al refuerzo de su respuesta a la amenaza terrorista.

Como se indica en la Comunicación de 6 de abril de 2016 «Sistemas de información más sólidos e inteligentes para la gestión de las fronteras y la seguridad», para mejorar la seguridad y reforzar nuestras fronteras no solo precisamos unos sistemas que funcionen correctamente, sino también unos instrumentos que nos permitan autenticar los documentos de viaje e identidad de una forma fácil y segura. El problema cada vez más importante del fraude en los documentos de viaje se ha situado en primer plano en el contexto de los recientes atentados terroristas en Europa y de los actuales flujos migratorios. El fraude documental se ha convertido en una red propicia al terrorismo y de la delincuencia organizada, y está vinculado a la trata de seres humanos y el tráfico ilícito de migrantes. En este contexto, es esencial que la UE y, en particular, los Estados miembros intensifiquen sus esfuerzos por mejorar la seguridad de los documentos de viaje expedidos a ciudadanos de la UE y nacionales de terceros países. Con este propósito, la Comisión ha anunciado que presentará una serie de medidas de lucha contra el fraude documental. Con el fin de poner en marcha el proceso hacia la interoperabilidad de los sistemas de información a escala de la UE, la Comisión decidió crear un grupo de expertos sobre sistemas de información e interoperabilidad, a nivel de altos funcionarios, con las agencias de la UE, expertos nacionales y distintos actores institucionales.

En septiembre, la Comisión publicó la Comunicación «Aumentar la seguridad en un mundo definido por la movilidad», en la que se comprometía a adoptar un plan de acción sobre la seguridad de los documentos de viaje a más tardar en diciembre de 2016.